Review del iPhone XS: probamos el nuevo iPhone

Este ha sido un año histórico para los iPhone de Apple con el triple lanzamiento de tres nuevos dispositivos al mismo tiempo en el evento de Apple de septiembre.

Tras el espectacular lanzamiento del fantástico iPhone X, esperábamos que la empresa de la manzana nos ofreciera una actualización menor, silenciosa y no tan sorprendente como la del 2017.

Sin embargo, esto no fue así ya que Apple nos sorprendió este año con nada más y nada menos que el iPhone XS, el iPhone XS Max y el iPhone XR, tres nuevos teléfonos con grandes pantallas (las más grandes que Apple ha ofrecido jamás) y con precios bastante aceptables (siguen siendo caros) para un teléfono nuevo de Apple.

Puede que de los tres nuevos modelos, el iPhone XS sea, por su similitud con el iPhone X, el que más ha pasado desapercibido. Físicamente tiene el mismo diseño que el iPhone X y la pantalla de 5,8 pulgadas de borde a borde.

Esto deja al iPhone XS en una actualización (físicamente) no tan sorprendente. Sin embargo, ¿sabéis qué? La estética está sobrevalorada (al menos en este caso), ya que las nuevas funciones de la cámara, el rendimiento y las especificaciones del iPhone XS lo convierten en una muy buena opción.

iPhone XS: precio y disponibilidad

El precio del iPhone XS inicia en 1.159 €, y dependiendo del almacenamiento que elijas tendrá diferentes precios:

  • iPhone XS con 64 GB: 1.159 €
  • iPhone XS con 256 GB: 1.329 €
  • iPhone XS con 512 GB: 1.559 €

Para saber dónde comprar el nuevo iPhone XS y iPhone XS Max, echa un vistazo a este otro artículo haciendo clic en el enlace.

iPhone XS: diseño

Tal y como explicábamos, el iPhone XS es físicamente similar en muchos aspectos al iPhone X del año pasado. Esto puede hacer que las dueñas de un iPhone X se planteen si realmente merece la pena actualizar su teléfono al modelo superior o no.

Sin embargo, esto no quiere decir que sea malo. El diseño del iPhone X fue tan bueno que ha seguido presente en el nuevo smartphone de Apple: fino, bonito de mirar, ligero y elegante. Su pantalla ocupa todo el espacio frontal recibiendo todo el protagonismo del diseño.

No tiene botón de ‘Inicio’ y apenas tiene bordes alrededor de la pantalla. Comparado con modelos más antiguos de iPhone, el iPhone XS te ofrece mucha más pantalla en un cuerpo similar.

En muchos sentidos, el iPhone XS es una buena opción para aquellas que quieran actualizar su iPhone 6 Plus o 7 Plus. Es algo más pequeño, pero tiene una pantalla más grande. En términos de tamaño el cambio es muy moderado con respecto a estos dispositivos.

La cubierta trasera del iPhone XS está hecha de cristal y es compatible con carga inalámbrica. Apple afirma que este cristal ha sido reforzado de modo que el teléfono es más resistente a arañazos.

No hemos probado a arañar o rajar nuestro iPhone XS, pero sí podemos afirmar que no hemos percibido ni un solo arañazo o marca en la primera semana de uso del teléfono.  

iPhone XS: resistencia al agua y al polvo

También somos reacios a comprobar con demasiada exactitud la afirmación de Apple de que el XS es resistente al polvo y al agua hasta la (efectivamente máxima) clasificación IP68, por encima de la IP67 del iPhone X.

La empresa de la manzana se jacta, de hecho, de que ni siquiera hay que preocuparse por los derrames de té, café o cualquier otra bebida sobre el teléfono.

Tomamos la palabra de Apple, ya que parece que ha estado subestimando las capacidades de sus dispositivos en esta área. Hemos escuchado numerosas anécdotas de iPhones sumergidos (varios modelos) enfrentándose al agua mejor de lo que sus clasificaciones de resistencia estiman.

Nuestra intuición nos lleva a pensar que la compañía no quiere fardar demasiado de resistencia al agua hasta que no esté absolutamente segura, por ello marcan sus dispositivos con un rango de resistencia al agua menor del que en realidad seguramente tienen. (De hecho pensamos que el iPhone X ya era IP68).

iPhone XS: colores disponibles

Una de las novedades sobre el diseño del iPhone XS es que está disponible en acabado dorado, un color en el que no estaba disponible el iPhone X del año pasado. Además de en dorado, está disponible en plata y space grey (gris espacial).

iPhone XS: especificaciones y herramientas

Pantalla

Empezaremos con la pantalla, que ocupa prácticamente todo el dispositivo, aunque ten en cuenta también que poco ha cambiado con respecto a la del iPhone X. Una vez más, no es algo malo, ya que es una excelente pantalla.

Es una pantalla OLED de 5,8 pulgadas con una resolución de 2436 x 1125 y una densidad de píxel de 458 ppi. Aunque estas cifras se ven superadas por las de las pantallas de otros dispositivos (incluido el iPhone XS Max), siguen siendo cifras bastante buenas.

La pantalla es lo suficientemente grande como para poder sumergirte en juegos y películas, además, la tecnología OLED ofrece negros más potentes y una mayor intensidad de colores.

Las imágenes que se pueden ver a través de esta pantalla son brillantes, intensas y nítidas. Utiliza también la tecnología del True Tone (ya presente en el iPhone X), gracias a la cual los tonos de los colores se ajustan de forma automática a la temperatura de la pantalla teniendo en cuenta el espacio en el que nos encontremos.

Finalmente, Apple ha mantenido su tecnología 3D Touch, gracias a la cual puedes presionar más fuerte sobre distintos iconos para acceder a atajos. Sin embargo, la omisión de esta misma tecnología en el modelo iPhone XR nos hace pensar que Apple acabará dejando de lado este concepto.

Procesador, memoria y almacenamiento

El iPhone XS es un dispositivo rápido y potente. Deberíamos decir antes de empezar con este apartado que es mucho más rápido de lo que sería necesario para ejecutar todas y cada una de las apps de la App Store.

El Apple XS tiene un nuevo procesador (diseñado por Apple) A12 Bionic con seis núcleos CPU y con lo que Apple denomina un Neural Engine con 4 GB de RAM (3 GB en el X y 2 GB en el 8).

Puede que no suene a demasiada RAM, sobre todo porque normalmente los smartphones Android ofrecen una media de 6 y 8 GB de RAM, sin embargo, la forma que tiene Apple de optimizar software y hardware es tan cuidada que su rendimiento es a veces mejor incluso con menos RAM.

En cuanto al almacenamiento interno, podrás elegir entre 64, 256 o 512 GB y, como de normal, no habrá opción a ampliar esta memoria con una tarjeta SD.

Apple guarda silencio sobre las especificaciones precisas de sus chips (incluso la RAM no se ha anunciado oficialmente), por lo que la mejor manera de evaluar esos números es someter al XS a nuestras rigurosas “pruebas de laboratorio”.

Comenzamos evaluando la velocidad general de procesamiento en el benchmark de CPU de Geekbench 4: el XS promedió 4.815 puntos en single-core y 11.082 en multi-core. Este último ha subido un 6 % con respecto al iPhone 8 Plus, que obtuvo una puntuación de 10.456 (una vez que lo actualizamos a iOS 12 para que la comparación fuera justa).

El benchmark JavaScript de JetStream evalúa qué tan bien un dispositivo puede manejar aplicaciones web. El XS registró una puntuación extremadamente alta (265) en comparación con los 233 del 8 Plus.

Gráficos

Finalmente, vamos ha analizar el rendimiento de los gráficos, donde esperamos ver algo increíble ya que la GPU de A12 tiene cuatro núcleos en comparación con los tres del A11.

A través de las cuatro pruebas en pantalla de GFXBench Metal (T-Rex/Manhattan/Manhattan/Manhattan 3.1 y Car Chase), el XS registró puntuaciones de 60/58/49/32 fps (resultados extremadamente sólidos en todo momento), mientras que en la nueva prueba Aztec Ruins obtuvo puntuaciones de 40 y 25fps en Normal y High.

Sin embargo, aunque sus resultados son impresionantes, no son notablemente mejores en comparación con los de la generación anterior. De hecho, nuestro 8 Plus (iOS 12) obtuvo una puntuación de 60/58/54/32/32/39/28 fps en las seis pruebas, aunque tener una pantalla de menor resolución normalmente le daría una pequeña ventaja.  

Obtuvimos mejores resultados cuando probamos el XS Max, que tiene la misma GPU que el XS y una pantalla de mayor resolución.

¿Qué ha pasado con nuestro núcleo extra de rendimiento?

Macworld US realizó hallazgos similares con el benchmark 3DMark, que no mostró casi ninguna mejora en el rendimiento gráfico utilizando la prueba de alto nivel de Sling Shot.

Nuestros compañeros de la versión norteamericana de Macworld sostienen la teoría de que los grandes activos de las pruebas gráficas de alta tensión significan que el ancho de banda y la caché de la memoria son el cuello de botella, y no el rendimiento de la GPU.

Por supuesto, la prueba más simple de Ice Storm Unlimited mostró una mejora del 18 % en comparación con los resultados del iPhone X.

Cámaras

Las cámaras del iPhone XS son muy parecidas a las del iPhone X: las lentes frontales siguen siendo de 7Mp con una apertura de f/2,2; las lentes traseras duales de 12Mp tienen f/1.8 (gran angular) y f/2.4 (teleobjetivo).

El zoom óptico llega hasta 2x, hay doble OIS (estabilización óptica de imagen) y vídeo de 4K a hasta 60 fps.

Se tratan en general de unas herramientas para fotografía fantásticas. Así lo demostraron nuestras tomas de muestra, donde pudimos hacer fotos nítidas, con muchos detalles y una fiel reproducción de los colores. (No esperábamos menos de una cámara de iPhone).

Al igual que en el iPhone X, el modo ‘Retrato’ se consigue en la cámara frontal, gracias a la cámara TrueDepth que se utiliza para el Face ID.

En términos de cambios importantes, Apple afirma que los píxeles son más profundos y más grandes para una mejor fidelidad de imagen y un rendimiento con poca luz.

Por supuesto, un zoom profundo en nuestra toma de prueba estándar con poca luz reveló una imagen más limpia, más suave y con menos ruido. (Sin embargo, algo parece haberse perdido en la fidelidad del color).

Pero la mayoría de los cambios tienen que ver con el procesamiento inteligente que hace posible el Neural Engine de Apple mencionado anteriormente. Esto proporciona fotos de calidad aún cuando se dispara en condiciones de iluminación complejas.

Por ejemplo, en una situación normal (o con una cámara más mediocre), disparar una foto a una persona que esté en la sombra con una fuente de luz por detrás, nos daría una foto horrible.

Sin embargo, la nueva modalidad HDR del iPhone XS es mucho más inteligente: es capaz de evaluar diversas condiciones y aplicar los ajustes correctos cuando sea apropiado.

Cuando probamos la cámara del dispositivo, pudimos confirmar lo anteriormente explicado: el iPhone XS es capaz de mostrar áreas sin luz con mucho detalle e iluminación brillante en la misma toma.

En la foto de abajo, por ejemplo, el sol se asoma a través de las ramas del árbol de forma tan directa que nos da un destello de lente, pero aún así podemos ver buenos detalles en las hojas sombreadas.

Si tomas una foto utilizando el modo ‘Retrato’ es posible ajustar el grado de difuminación o borrosidad del fondo (lo que da profundidad a la imagen), después de hacer la foto. Esto se consigue en el apartado de ‘Edición’ dentro de ‘Fotos’ y ajustando el foco desde f/1.4 hasta f/16.

Lo que todavía no es posible es añadir este efecto en fotos que no han sido tomadas en modo ‘Retrato’.

Batería

El iPhone XS viene con una batería de 2.658mAh, algo menor de la batería de 2.716mAh del iPhone X. No obstante, gracias a la mejora de control de energía lograda con el chip A12, la batería dura hasta 30 minutos más (según Apple).

Nuestra experiencia personal con el iPhone XS muestra resultados bastante decentes: tras una carga completa, el uso de un día lo dejó en 54 % de batería al final del día (con un uso bajo-moderado del teléfono).

Sin embargo, el rendimiento del teléfono en una prueba de batería más técnica no fue tan óptimo. En Geekbench 4 duró sólo 4 h 47 m con una puntuación de 2.853; el teléfono Note 9 de Samsung duró 7h 27m en la misma prueba, aunque utilizando una capacidad mucho mayor (4.000mAh).

Aún así, que no cunda el pánico. Primero recuerda que esta es una “prueba de fuerza”, lo que quiere decir que no es representativa del uso que se le daría al teléfono en el día a día.

Podríamos también decir que las pruebas de este tipo no son del todo justas para los iPhones ya que tienen baterías menores, pero, tal y como explicamos, la duración de la batería es más duradera gracias a la eficiencia del sistema operativo iOS.

El XS tiene compatibilidad para carga inalámbrica, aunque, al igual que con otros teléfonos Apple, tendrás que comprar un cargador inalámbrico por separado.

Esta característica puede llegar a ser práctica, pero no es súper rápida; incluso después de la mejora añadida en la actualización de iOS 11.2, los dispositivos de Apple se limitan a 7.5W (antes sólo era 5W), lo que en comparación con los 15W de los teléfonos Samsung queda un poco atrás.

Conectividad y audio

Además del esperado Bluetooth 5.0, el iPhone XS ofrece Gigabit LTE, que Apple se ha mostrado algo reacio a promocionar, lo que refleja que todavía este servicio no se ofrece muy ampliamente. No obstante, si puedes encontrar cobertura, te encontrarás con velocidades de conexión mucho más altas que en la X.

También nos encontramos con dualidad de tarjetas SIM, pero ten en cuenta que esto se ofrece mediante una única bandeja SIM sumada a la funcionalidad eSIM.

Por último, el XS tiene altavoces estéreo (como en los dispositivos anteriores), pero en este caso Apple afirma que han sido ajustados para conseguir un efecto "más amplio", así que podemos decir que el efecto estéreo es más pronunciado que en generaciones anteriores.

Especificaciones

  • iOS 12
  • Procesador A12 Bionic chip con Neural Engine
  • 4GB RAM
  • 64GB/256GB/512GB almacenamiento
  • 5.8in (2436 x 1125, 19.5:9, 458ppi) 'Super Retina HD' OLED pantalla, 625cd/m2, True Tone, 3D Touch
  • Cámara trasera dual (f/1.8 wide-angle and f/2.4 telephoto) 12Mp, True Tone flash, 2x zoom óptico, OIS dual, 4K vídeo hasta 60fps, cámara lenta a 1080p a hasta 240fps, modo retrato, iluminación de retrato
  • Cámara frontal de 7Mp, f/2.2, Retina Flash, 1080p vídeo hasta 60fps, modo retrato, iluminación de retrato, Animoji/Memoji
  • 2,658 mAh batería; hasta 12 horas de uso de Internet; carga rápida hasta 50% carga en 30 minutos
  • Altavoces estéreo
  • IP68 resistencia al agua y al polvo
  • Face ID
  • Gigabit LTE, 802.11ac Wi-Fi, Bluetooth 5.0, NFC
  • 143.6 x 70.9 x 7.7mm
  • 177g

iPhone XS: software y aplicaciones

Obviamente, el iPhone XS utiliza el sistema operativo de Apple iOS, y si lo compras ahora vendrá con la versión iOS 12.0 instalada. Podrás instalar actualizaciones gratuitas del sistema operativo conforme estas vayan llegando.

Por ejemplo, el iPhone 5s, cinco años después de su lanzamiento sigue siendo compatible con actualizaciones de nuevos sistemas operativos, incluido el iOS 12.

Ya antes de su lanzamiento oficial, la versión iOS 12 prometía ser una actualización estable y fluida mucho más rápida que su versión anterior iOS 11.

iOS es en general un sistema operativo seguro y fácil de usar, con una enorme biblioteca de aplicaciones para descargar desde el App Store. Aunque Android tiene una biblioteca aún más amplia, sus usuarias no son sometidas a un proceso tan riguroso de seguridad para evitar que se instalen apps que no sean oficiales.

Esto quiere decir que es muy difícil que un iPhone se infecte de malware (aunque no imposible). En el improbable caso de que tu dispositivo móvil Apple haya sido infectado, te recomendamos leer este artículo en el que te explicamos cómo eliminar un virus de tu iPhone o iPad.

NUESTRO VEREDICTO

El iPhone XS Max es más grande, el iPhone XR es más barato y el iPhone X es bastante parecido al XS y salió al mercado hace tan solo un año. Entonces, ¿merece la pena comprar el iPhone XS?

Si el presupuesto te lo permite, sí. El iPhone XS puede convertirse en la opción de compra más acertada para muchas usuarias.

Al igual que con el iPhone X, se obtiene una pantalla OLED grande, brillante y equipada con tecnología 3D Touch dentro de un chasis magníficamente portátil que es grande pero no demasiado grande (como puede ser el XS Max para muchas). También se obtiene una cámara doble, que el XR no puede igualar.

A esto se le puede añadir algún que otro motivo como que la configuración de la cámara del XS es mucho más inteligente que en otros modelos, nos encanta poder ajustar la borrosidad del fondo tras haber tomado una foto en modo retrato, o la iluminación inteligente que tiene a la hora de tomar fotos en peores condiciones.

Eso sin mencionar la resistencia al agua, que puede que realmente sea mejor que la del iPhone X, (o puede que solo es que ahora esté realmente recibiendo el crédito que se merece).

El iPhone XS es un teléfono súper rápido, tiene un aspecto maravilloso y es un placer tenerlo entre tus manos.

La única pega que le sacamos: su precio. Pero si tienes la suerte de poder pasar por alto esta pega, entonces, ve sin duda a por el iPhone XS.

En nuestra opinión, los lanzamientos más radicales y sorprendentes como fue el del iPhone X, aunque atraen toda la atención, no ofrecen toda la perfección que puede ofrecer su siguiente entrega, ya que en esta se pulen, mejoran y consolidan las nuevas funciones en un paquete más redondo y fiable.

Find the best price

Best prices today

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo