Los modelos iPad Pro lanzados en otoño de 2018 sorprendieron a algunas personas al incluir puertos USB-C en lugar de Lightning, la primera vez que un dispositivo iOS se ha decidido por una base de carga no patentada.

Pero aunque esto causó cierta irritación a los propietarios de accesorios heredados, Apple dice que el nuevo puerto será perfecto para los fotógrafos y fotógrafas en continuo movimiento, que podrán conectar una cámara digital al iPad e importar imágenes a través de la conexión de alta velocidad.

A continuación te explicamos cómo conectar un iPad Pro a una cámara.

Lo que necesitarás

El iPad Pro (2018) viene con un solo cable (USB-C a USB-C) y es poco probable que esto te ayude a conectarte a una cámara. En su lugar, tendrás que buscar, pedir prestado o comprar uno o más adaptadores.

El adaptador que necesitas depende de los puertos de tu cámara, pero esencialmente tendrá que ser un cable etiquetado como "[puerto de tu cámara] a USB-C". Apple vende algunas de las posibles variaciones, y puedes encontrar otras (y a menudo alternativas más baratas) en Amazon y en otros lugares.

Idealmente nos gustaría hacer el trabajo con un solo cable, pero esto puede no ser práctico. Una buena alternativa es el adaptador USB-C a USB (hembra) de Apple (25 €), que puede combinarse con un segundo cable USB-A (USB 'normal', en otras palabras).

Es fácil encontrar adaptadores USB-A para una gran variedad de estándares, incluyendo mini USB, micro USB y Lightning. O puedes optar por un hub USB-C que te permite conectar casi cualquier cosa.

Si lo deseas, puedes consultar nuestra guía de compra de los mejores hub haciendo clic en este enlace.

Ten en cuenta que la velocidad de transferencia de datos prometida por USB-C puede no cumplirse si el estándar en el otro extremo del cable (o en el segundo cable) es algo más lento, como USB-A.

1. USB

Una cámara digital es probable que tenga un puerto USB de algún tipo: probablemente micro o mini. Estos son bastante fáciles de conectar a tu iPad con un solo cable.

Apple vende un adaptador Belkin USB-C a Micro-B (29,95 €) que funcionará para puertos micro-USB (micro-B es lo mismo que micro-USB). Amazon tiene una amplia variedad de alternativas más baratas, aunque recomendamos consultar con el fabricante (o en las especificaciones del producto) si son adecuadas para la transferencia de datos al iPad Pro.

Un mini-USB es un poco más “incómodo” porque no existe una opción oficial de Apple - algo que siempre nos tranquiliza. Lo que probablemente significa tener que hacer un viaje a Amazon (opción más barata).

Recuerda que estás buscando un cable “macho a macho”, ya que muchos de los adaptadores que aparecen en la búsqueda tienen un extremo USB-C “macho” y un extremo mini-USB “hembra”, y también tendrás que conectar un cable mini-USB en ellos.

2. Tarjeta SD

Es también tener en cuenta esta opción, aunque no implique literalmente conectar la cámara en el iPad, pero en muchos casos esta es la opción más fácil. Si tu cámara digital tiene una tarjeta SD, puedes sacarla y conectarla a un adaptador USB-C, que a su vez se conecta al iPad Pro.

Apple vende un USB-C a un lector de tarjetas SD por un precio de 45 € pero hay muchas otras opciones en Amazon.

3. Puertos propietarios

Las cámaras digitales con puertos propietarios que son exclusivos del propio fabricante nos causan dolor de cabeza, y es probable que termines conectando en cadena dos cables o adaptadores.

Asumiendo que tienes un cable para el estándar propietario (y además asumiendo que este cable tenga USB-A en el otro extremo), el adaptador USB-C a USB (hembra) por 25 € de Apple es probablemente tu mejor opción.

O, como se mencionó anteriormente, un hub USB-C es una opción versátil, aunque costosa.

Conecta tu cámara a tu iPad Pro (2018)

Ahora que tenemos el kit correcto, el resto es simple. Conecta el iPad Pro y la cámara (o tarjeta SD) usando los cables y/o adaptadores correctos, y asegúrate de que ambos dispositivos estén encendidos.

En este punto, la aplicación ‘Fotos’ se abrirá automáticamente, pero si no lo hace, deberás abrirla manualmente y seleccionar la pestaña ‘Importar’.

A continuación, puedes seleccionar fotos individualmente y tocar sobre ‘Importar’, o seleccionar todo el lote con ‘Importar todo’. (Las importaciones de lotes a gran escala son las que realmente muestran las ventajas de la conexión UBS-C, suponiendo que no haya cuellos de botella USB-A en otras partes de la configuración).

También puedes elegir dónde se importan exactamente las fotos seleccionando el menú desplegable situado en la parte superior izquierda (donde dice 'Importar a:') y seleccionando un álbum. Si no haces nada con este desplegable, las fotos aparecerán simplemente en el rollo de la cámara.