Dentro de la comunidad de usuarios de iPhone y iPad, el término DFU (Device Firmware Update) puede que resulte familiar. Sin embargo, si eres de los que han adquirido un nuevo dispositivo iOS recientemente, es muy probable que el término te “suene a chino”.

Cuándo poner mi iPhone en modo DFU

A decir verdad, poner el iPhone en modo DFU no es algo que necesitarás realizar a menudo, pero conviene conocer los pasos a seguir.

En primer lugar, puede suceder que el iPhone o iPad se te haya quedado bloqueado, o bien, su pantalla muestre el símbolo de la manzana sin posibilidad de avanzar más. Es en este caso cuando deberás recurrir a esta opción.

Por su parte, también son muchos los usuarios que recurren a DFU para volver a instalar en su dispositivo una versión anterior o diferente de iOS a la que tienen en la actualidad. Suele ser fruto de haber realizado el denominado jailbreak al iPhone e iPad.

Por último y no menos importante, algunos usuarios recurren a la misma cuando tras instalar una versión de iOS, comprueban que su terminal presenta errores o va mucho más lento de lo habitual. Con DFU puedes regresar a una versión de iOS previa con la que el iPhone fuese mucho más fino.

Cómo poner mi iPhone en modo DFU

El modo DFU permite conectar el terminal con iTunes para recibir las órdenes de un ordenador, en lugar de iniciarse valiéndose del gestor de arranque iBoot de los dispositivos de Apple.

Como el dispositivo interpreta que no tiene sistema de arranque, permite que se le instale uno nuevo. De esta forma, los pasos a seguir son los siguientes:

1. Abre iTunes en tu Mac y conecta el terminal

Para poner el iPhone en modo DFU es necesario lanzar el programa iTunes en un ordenador y conectar el terminal a través del puerto USB.

Es entonces cuando debes apagar el dispositivo manteniendo pulsado el botón de encendido durante 3 segundos hasta que aparezca la barra roja de deslizamiento de ‘apagar’. Desliza el dedo. Esto es válido para cualquier versión de iPhone e iPad.

2. Inicia de nuevo tu iPhone

Una vez que el teléfono se ha apagado por completo, vuelve a encenderlo pero manteniendo pulsados a la vez los botones de encendido y el de ‘Home’ durante al menos 10 segundos.

En el caso de los nuevos iPhone X y iPhone Xs, la combinación adecuada son el botón de encendido y el de bajar volumen. Procede igual, durante al menos 10 segundos. Transcurrido este tiempo, suelta el de inicio pero mantén presionada la segunda combinación.

Es entonces cuando verás que aparece la pantalla ‘Modo recuperación’ totalmente en negro, prueba de que todo ha ido sobre ruedas. Ya estás en modo DFU. De lo contrario, no desesperes. Enciende el terminal de forma habitual y vuelve a repetir los pasos indicados. Cuando aparezca la ventana de modo restauración presiona aceptar.

3. Instala la versión de iOS deseada

Valiéndote de iTunes, vuelve a instalar iOS sin eliminar los datos. Pulsa sobre la opción de ‘Restaurar iPhone o iPad’. Si tenías activada la opción de ‘Búsqueda’, escribe tu ID de Apple y la contraseña correspondiente después de restaurarlo para activar el dispositivo.

Al finalizar el proceso, puedes elegir entre restaurar la copia de seguridad que tenías o configurar el dispositivo como uno nuevo con los ajustes de fábrica.