La última gama de MacBooks de Apple que usa el nuevo procesador Silicon M1 de la compañía no puede conectar de forma nativa más de un monitor externo, lo cual es una limitación importante frente a la generación anterior de portátiles Mac basados en Intel. 

De hecho, estos llegan a admitir el uso de dos pantallas externas cuando se conectan a través de un hub USB-C o estación de acoplamiento o concentrador Thunderbolt 3.

Sin embargo, hemos encontrado una solución para ejecutar dos pantallas externas a un MacBook con M1, que describiremos a continuación. Existen algunos riesgos ocultos, ya que tendrás que instalar controladores de terceros, y es posible que en un futuro no sean compatibles con actualizaciones de macOS.

Además, probablemente tendrás que comprar un adaptador adicional, frente al hecho de que con la generación de Macs Intel habría sido suficiente utilizar una base más un cable de pantalla por cada una de las pantallas externas que conectes. 

Pantallas externas: El gran problema de los Macs con M1

Los nuevos Mac mini, MacBook Air y MacBook Pro de 13 pulgadas de Apple son los primeros Mac que cuentan con la CPU M1 diseñada por Apple. Como sabrás, han recibido grandes halagos por su rendimiento, algo que podrás leer en la comparativa de ambas plataformas.

Pero si la configuración de tu MacBook requiere de tener que utilizar más de una pantalla externa adicional, te encontrarás con un problema importante, ya que el chip M1 de Apple no lo contempla, al menos de forma nativa. 

Mientras que los MacBooks M1 admiten de forma nativa un solo monitor, el Mac mini con M1 admite de forma nativa hasta dos monitores externos: uno a través del puerto HDMI y el segundo a través de USB-C. Pero los nuevos MacBook Air y MacBook Pro M1 solo admiten una pantalla externa. 

El fabricante de estaciones de acoplamiento Plugable sugiere el uso de una combinación de tecnologías de pantalla para sortear la limitación en el uso de un solo monitor con los MacBooks con M1. 

Sus bases con salida para múltiples pantallas utilizan una combinación de modo alternativo USB-C nativo (salida de vídeo en “Modo alternativo”) y tecnología DisplayLink. Esta combinación sirve como una solución para la plataforma M1 que admite una pantalla externa a través de USB-C. 

Ten en cuenta que DisplayLink requiere de la instalación de un controlador de terceros en Mac. Hay diferentes versiones del controlador DisplayLink y algunas aportan sus propios compromisos. 

Conecta el MacBook M1 a más de una pantalla externa

Vamos a explicarte la forma de proceder para conectar diversas pantallas a tu nuevo equipo Mac M1. 

  1. Descarga el controlador más reciente de DisplayLink para Mac

La aplicación DisplayLink Manager Graphics Connectivity v. 1.1.0 es compatible con macOS Catalina 10.15 y macOS 11 Big Sur. Se puede gestionar a través del icono DisplayLink en la barra de menú de Apple.

La instalación es sencilla, pero ten en cuenta que esta versión no es compatible con el modo de pantalla cerrada / Clamshell de los ordenadores portátiles. Otras limitaciones incluyen la incompatibilidad con la rotación de la pantalla.

Hay una opción en el administrador de DisplayLink para "iniciar al inicio", o también puedes arrastrar el administrador de DisplayLink a tus elementos de inicio de sesión en Usuarios y grupos para que funcione desde el primer instante. 

Adaptadores de pantallas

  1. Conecta el MacBook a una base o docking station

Algunos ejemplos de bases pueden ser la estación base Plugable USB-C Display 4K para triple pantalla, o bien, la CalDigit TS3 Plus, la cual también se comercializa en la Apple Store. Puede que te interese nuestro artículo de los mejores hub USB C para Mac.

  1. Conecta las pantallas

La primera pantalla podrás conectarla ayudándote del puerto DisplayPort o HDMI de la base, y esto será manejado de forma nativa por el MacBook con M1 (Apple Silicon). También puedes conectar la primera pantalla con un adaptador Thunderbolt 3 o USB-C a HDMI o DisplayPort.

La salida HDMI o DisplayPort usa el modo alternativo (modo alternativo), y como es básicamente una canalización directa a la GPU nativa del sistema, se comportará como si conectaras un adaptador USB-C a HDMI a tu portátil. No requiere de controlador.

  1. Sin soporte nativo de más pantallas

Para conectar la segunda o tercera pantalla a través de uno o más puertos USB-C de tu base o docking station, tendrás que utilizar un adaptador como el StarTech.com USB32HDDVII que encontrarás en Amazon a un precio recomendado de 110 €. 

Existen otros de diferentes marcas. El requisito que debe cumplir es que sea compatible con DisplayLink para convertir un puerto USB-A 3.0 en un puerto DVI-I o VGA (adaptador DVI a VGA incluido) y una salida HDMI. Cada pantalla podrá admitir la resolución de 2048 x 1152 píxeles a 60 Hz. 

Asegúrate de utilizar un adaptador HDMI DisplayLink activo que admita 4K a 60 Hz, ya que algunos están limitados a solo 4K a 30 Hz. 

DisplayLink utiliza un controlador instalado y la CPU y GPU del sistema para convertir los datos gráficos del sistema en paquetes de datos USB. Luego, esos datos USB se envían a través del cable USB como paquetes de datos y se vuelven a convertir en información de video. 

De esta forma, son enviados posteriormente a los monitores a través del chip DisplayLink con el que cuenta la estación base o docking station para su interpretación por parte de cada uno de los monitores conectados. 

Adaptadores USB a DisplayPort

Sistema efectivo pero sin soporte

Debes tener en cuenta que ni Plugable ni Caldigit admiten oficialmente dicha configuración de DisplayLink para Mac. La solución funciona, pero advierten que esto podría no funcionar en futuras versiones de macOS.

Siempre que haya una nueva actualización del sistema operativo, es posible que los controladores deban actualizarse. 

Plugable no recomienda la solución alternativa para juegos, edición de video, estaciones de trabajo de audio digital (DAW) y reproducción de contenido protegido (HDCP). Para estas cargas de trabajo, los usuarios querrán el rendimiento completo de una conexión de GPU nativa. 

Caldigit recomienda activamente no usar DisplayLink, ya que lo considera poco fiable y no habría sinergia entre el controlador y la base. Debido a que requiere de un controlador de terceros, los usuarios están a merced de Apple y del desarrollador externo para versiones posteriores. 

Añadir pantallas al Mac M1

Sin embargo, esta combinación de tecnologías de visualización son a día de hoy, las únicas que permiten que los MacBooks con M1 puedan funcionar con más de un monitor externo y que el Mac mini con M1 ejecute más de dos. 

El único riesgo es que podría dejar de funcionar en cualquier momento, aunque de ninguna forma llegaría a dañar tu sistema. Por lo tanto, es una solución con un período de tiempo potencialmente limitado. 

Para entonces, es de esperar que Apple haya dado con la tecla para permitirnos soportar más pantallas externas de una forma nativa y natural usando los nuevos Macs M1. 

Echa un vistazo al artículo sobre cómo conectar un segundo monitor a tu Mac o MacBook si pertenece a una generación de chips Intel Core.