En los últimos años, Fortnite se ha ganado el ser considerado como uno de los mejores videojuegos de disparos del mercado, si no el mejor. No en vano a menudo es referido como un auténtico fenómeno cultural.

Lo mejor de todo es que se puede jugar al Fortnite en muchas plataformas distintas. Puedes descargártelo fácilmente para tu ordenador Windows o Mac, dispositivos iOS o Android, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.

Sigue leyendo para saber paso a paso cómo instalar el popular juego en tu Mac. También incluimos algunos trucos y consejos para sacarle el mayor provecho posible a tu ordenador macOS sin que ello perjudique su rendimiento.

Cómo instalar Fortnite en Mac

Por suerte, no es nada complicado instalar el videojuego Fortnite en tu Mac, ya sea el título Save the World como Battle Royale, ya que Epic Games ha sacado la versión compatible para ordenadores y portátiles Apple.

Sin embargo, y a diferencia de la versión para dispositivos iOS, no está disponible en el Mac App Store, lo que hace su proceso de instalación algo más complejo, pero repetimos que se trata de unos pasos muy sencillos.

Antes de adentrarnos a explicar cómo instalar Fortnite en un Mac, recomendamos que eches un vistazo a los requisitos básicos que se necesitan para poder jugar. Si dispones de ellos, entonces tu rendimiento no se verá perjudicado.

Estos son los requisitos básicos:

  • macOS Sierra
  • Intel Core i3 2,4 GHz
  • 4 GB de RAM
  • Intel HD 4000

Para poder instalar Fortnite en tu Mac, debes seguir las siguientes instrucciones:

1. Abre tu navegador de preferencia y dirígete a la página web de Epic Games. Desde allí ya podrás descargar el archivo de instalación de Fortnite. La descarga debería empezar automáticamente, pero de no hacerlo puedes hacer clic sobre el icono de Mac.

2. Cuando se haya descargado el instalador, ya podrás abrirlo y seguir las instrucciones que se te indican en pantalla.

3. Deberás conectarte a tu cuenta de Epic Games o crear una nueva en caso de no tener. Esta cuenta será la misma en todas las plataformas, ya sea PlayStation 4, Xbox One, PC, Mac, iOS o Android.

4. Finalmente, ya podrás instalar el Fortnite en tu Mac. Si no se hace de forma automática, deberás ir a la barra superior y hacer clic en ‘Instalar’.

5. Cuando la instalación se haya completado, ya podrás darle a ‘Play’ y empezar a jugar y disfrutar del juego con tus amigos y amigas.

Cómo mejorar el rendimiento de tu Mac al jugar al Fortnite

Hay que reconocer que el Fortnite no funciona tan bien en Mac como lo hace en Windows, en videoconsolas e incluso en móvil. Eso se debe en gran parte al hecho de que la mayoría de Macs tienen tarjetas gráficas integradas.

También hay que mencionar que Epic Games no pone mucha dedicación en la versión de su juego para Mac, lo que significa que hay ciertos fallos que hace tiempo que podrían haberse arreglado con una actualización.

Nos referimos, por ejemplo, a fotogramas por segundo descuadrados, baja calidad de imagen o una pantalla de inicio que no consigue arrancar. Si experimentas alguno de estos problemas, recomendamos desinstalar y volver a instalar Fortnite en tu Mac.

Consejo 1. Cambia la configuración de los gráficos

Aunque la configuración predeterminada de los gráficos en Fortnite es ‘Medium’, recomendamos bajarla a ‘Low’. Puedes hacerlo yendo al menú de configuración haciendo clic en el icono con tres líneas horizontales.

Este pequeño cambio debería darte de inmediato más velocidad de fotogramas por segundo sin que tengas que sacrificar demasiado en calidad visual. De hecho, Fortnite es uno de los pocos juegos que sigue viéndose bien pese a tener unos gráficos bajos.

Consejo 2. Cierra otros programas en uso

Como ocurre en muchas otras ocasiones, los usuarios habituales de Mac sabrán que tan solo con cerrar otras aplicaciones abiertas que no se usan en ese momento, el rendimiento del programa en uso mejorará rápidamente.

Ciertamente, esto hará que tu Mac disponga de más recursos para poder hacer funcionar el juego, sin tener que preocuparse del Google Chrome o el Mac App Store abierto en segundo plano.