Pese a que Hotmail pasó a la historia en 2013, cuando Microsoft decidió sustituirlo definitivamente por el servicio de correo electrónico Outlook, todavía hay mucha gente que sigue utilizando una cuenta Hotmail. Quizás tú seas uno de ellos.

Es por esto que te gustará saber que puedes seguir accediendo a tus correos de Hotmail desde tu Mac o MacBook. Solo necesitarás configurar tu aplicación Mail en tu dispositivo para que así sea. Verás como no es un proceso tan complicado como puede parecer.

Claro está que puedes optar por acceder a tu lista de emails desde cualquier navegador web que tengas instalado en tu ordenador. En este caso, no tendrás demasiadas complicaciones.

Ahora bien, si quieres hacerlo desde el programa de Apple, deberás seguir paso a paso las instrucciones que te indicamos en este tutorial, que se resumen en reemplazar tu antigua cuenta de Hotmail con una nueva de Outlook y vincularla a Mail.

Lo más importante que hay que saber antes de empezar es que, de acuerdo a las condiciones de uso de Microsoft, puede que tu correo esté deshabilitado si no lo has utilizado hace más de 270 días. Si este es tu caso, quizás estés a tiempo de salvarlo.

Otro de los trucos más populares para productos Apple es el de usar WhatsApp en iPad sin utilizar la aplicación oficial, por otro lado no disponible para tablets iOS. También puedes enviar y recibir mensajes de texto en tu Mac.

Paso 1. Comprueba que tu cuenta Hotmail sigue activa

La forma más rápida y sencilla para comprobar si tu cuenta Hotmail sigue activa es intentar acceder a ella a través del sitio web oficial del servicio de correo electrónico.

1. Dirígete a la página hotmail.com. Pese a que ya no existe, serás automáticamente redirigido a la de Outlook. Después, haz clic en ‘Crear una cuenta’.

2. Prueba a acceder a tu cuenta introduciendo tu correo electrónico y contraseña.

3. Si tienes suerte y tu cuenta sigue activa, serás redirigido a la bandeja de entrada de tu cuenta Hotmail.

Paso 2. Resucita tu cuenta de Hotmail desactivada

Ahora bien, si por desgracia no puedes acceder a tu cuenta de Hotmail, todavía tienes la posibilidad de rescatarla. Para ello, necesitarás tener otra cuenta de Microsoft a la que sí tengas acceso.

1. Una vez hayas accedido a tu otra cuenta, accede al menú de ‘Configuración’ -un icono en forma de engranaje- y selecciona la opción ‘Cuentas conectadas’.

2. Abajo del todo, localiza el apartado ‘Alias de correo electrónico’ y haz clic sobre la opción ‘Administrar o elegir un alias principal’. Quizás tengas que verificar tu identidad.

3. Bajo la sección de ‘Alias de la cuenta’, selecciona ‘Agregar correo electrónico’.

4. En la nueva página, selecciona la opción ‘Agregar una dirección de correo electrónico existente como alias de cuenta Microsoft’, introduce la cuenta que quieras rescatar y haz clic en ‘Agregar alias’.

No sabemos muy bien cómo y por qué funciona este truco, pero lo cierto es que a nosotros nos ha ido bien sin problemas en más de una ocasión, así que recomendamos probarlo.

Paso 3. Visita la página oficial de Outlook

La página oficial de Outlook tiene una interfaz similar a la de cualquier servicio de correo electrónico, con opciones para leer, escribir y organizar tus emails a la parte superior. Con el menú a mano izquierda, también podrás consultar tus bandejas.

Si hace tiempo que no utilizas tu cuenta Hotmail, seguramente recibirás un correo dándote la bienvenida al servicio de Outlook y explicándote cómo utilizarlo: desde cómo importar emails de otra cuenta a cómo actualizar la información de tus contactos.

Paso 4. Vincula tu cuenta Hotmail con Outlook

Con Outlook, puedes vincular la mayoría de cuentas de correo electrónico que utilizan el protocolo de acceso a mensajes de Internet, el conocido sistema IMAP, que incluye Gmail, Yahoo Mail o iCloud. Evidentemente, también podrás hacerlo con cuentas Hotmail.

Este paso es importante sobre todo porque parece que Microsoft convertirá Outlook en su sistema de correo principal. Es por esto que a menudo anima a sus usuarios a dejar de utilizar Hotmail y dar el paso definitivo hacia Outlook.

El proceso para enlazar tu antigua cuenta Hotmail con tu nueva cuenta Outlook es similar al que hemos detallado en el paso 2 y que han tenido que realizar aquellos que tenían la cuenta desactivada. Te lo explicamos en los dos próximos apartados.

Paso 5. Crea una cuenta nueva de Outlook

1. En la página de tu Hotmail, haz clic sobre tu nombre -que verás a la esquina superior derecha- y, en el menú desplegable, selecciona ‘Ver cuenta’.

2. En el menú superior, pincha sobre ‘Información’, seguido de ‘Administra el correo electrónico de inicio de sesión o el número de teléfono’.

3. A continuación, quizás tengas que introducir tu contraseña. Si es así, introdúcela y, en la nueva página, haz clic en ‘Agregar correo electrónico’ bajo el apartado ‘Alias de la cuenta’.

4. En la página ‘Agregar un alias’, mantén seleccionada la opción ‘Crear una nueva dirección de correo electrónico y agregarla como alias’.

5. Finalmente, elige el servicio de correo que prefieras -@outlook.es o @outlook.com- e introduce la dirección que quieras escoger para tu nuevo correo electrónico. En nuestro caso, escogemos una similar a la del correo Hotmail original.

Paso 6. Gestiona múltiples direcciones de mail

Las múltiples direcciones de mail, también conocidas como “alias”, te permiten poder iniciar sesión con cada una de estas cuentas y acceder a la misma bandeja de entrada utilizando una sola contraseña.

Esta opción es también útil cuando quieres utilizar una nueva cuenta de correo pero sin perder toda tu configuración o datos del correo electrónico que has estado utilizando hasta ahora o para facilitar la gestión de todas las cuentas que tengas abiertas.

Ten en cuenta que no puedes agregar un alias que ya esté asociado a otra cuenta de Microsoft y que las direcciones @hotmail.com, @live.com, @outlook.com y @msn.com existentes tampoco pueden ser agregados como alias.

Paso 7. Añade cuentas Hotmail o Outlook en Mail

Hasta ahora, te hemos explicado cómo poder utilizar tu antigua cuenta Hotmail en tu Mac utilizando un navegador web. En este caso, podrás disfrutar perfectamente de todas sus prestaciones, pero tendrás que aceptar los molestos anuncios que invaden la interfaz.

Es por esto que configurar tu cuenta Hotmail a la aplicación Mail de tu ordenador puede ser una muy buena alternativa. El proceso es muy sencillo, pero deberás tener a mano la información de los servidores de correo.

Para ello, dirígete a la página web que tiene Apple dedicada a los ajustes de los correos electrónicos. Solo tendrás que escribir tu cuenta en la casilla que verás en medio de la pantalla, clicar sobre la flecha y esperar los resultados.

Paso 8. Abre la aplicación Mail en tu Mac

Para abrir la aplicación Mail en tu Mac, tienes dos opciones. Puede que tengas anclado el icono de la app en tu ‘Dock’, de modo que bastará con que hagas clic sobre él. Si, por lo contrario, no lo tienes anclado, deberás ir a tu carpeta de ‘Aplicaciones’.

Paso 9. Añade una cuenta Hotmail en Mail

1. Al abrir la aplicación, se te dará la opción de crear una nueva cuenta. Para ello, haz clic en ‘Otra cuenta de Mail…’, seguido de ‘Continuar’.

2. Añade los detalles de tu cuenta -nombre, correo electrónico y contraseña- y pincha en ‘Iniciar sesión’.

3. En la barra superior de la pantalla, selecciona ‘Mail’ y, asegurándote de que tu correo de Hotmail esté destacado, localiza ‘Servidor de correo entrante’ y comprueba que corresponde con el indicado en la página de Apple.

Paso 10. Configura tu cuenta Hotmail en Mail con IMAP

Alternativamente, puedes configurar el servicio IMAP manualmente.

1. Con la aplicación Mail abierta, haz clic en la pestaña ‘Mail’ de la barra superior de la pantalla y selecciona ‘Cuentas’.

2. De entre las opciones que te aparecen a continuación, pincha sobre ‘Añadir otra cuenta…’, seguido de ‘Cuenta de Mail’.

3. Introduce tu nombre, correo electrónico y contraseña, y haz clic sobre ‘Iniciar sesión’.

4. Finalmente, pincha sobre ‘Avanzado’ e introduce el nombre de host indicado en la página de Apple del apartado 8. Lo más probable es que te salga de manera automática.